Tratado sobre la hemoglobina baja (Parte 1)

Tratado sobre la hemoglobina baja (Parte 1)


[ Foro: Diabetes mellitus, tipo y tipo 2 ]

Publicado por Dr. Stan De Loach (148.244.192.81), sábado, 28 marzo 2009, 13:29

La hemoglobina, tal cual, no es igual a la hemoglobina glucosilada, la cual es la fracción (expresada en porcentaje) de las células rojas sofocadas o inundadas por el azúcar que circula en la sangre. Un valor normal de la hemoglobina glucosilada (también llamada A1c) es menos de 6%. Un valor típico de una persona que no tiene DM es menos de 5.1% aproximadamente.

En cambio, la hemoglobina, en sí, es la parte roja de la sangre que transporta el oxígeno desde el corazón hasta las células de los tejidos y que regresa el bióxido de carbono a los pulmones para eliminación cuando respiramos. Es el fierro que transporta el oxígeno y el bióxido de carbono en la sangre. El fierro dentro de la hemoglobina es responsable del color rojo de la sangre.

Cuando el nivel de la hemoglobina está anormalmente bajo, la debilidad y el cansancio (y otros síntomas y peligros) resultan. La baja hemoglobina es una condición seria y debe tratarse oportunamente. El médico puede hacer la revisión y sugerir maneras de elevarla para que esté dentro de lo normal.

Existen varias maneras de medir la hemoglobina. La hemoglobina se mide como parte de lo que se llama un CBC ("complete blood count," que es un cálculo del número de diferentes componentes de la sangre [células rojas, células blancas, hematocrito, índices de eritrocitos, plaquetas, etc.]). El nivel de hemoglobina se expresa como la cantidad de hemoglobina (en gramos) por cada decilitro (dL) de sangre entera. Un decilitro es 100 mililitros. Así, g/dL = gramos de hemaglobina por decilitro de sangre.

Los rangos normales de la hemoglobina dependen de la edad y, empezando en la adolescencia, del sexo de la persona. Así, los resultados normales varían, pero en general son éstos:

Neonatos: 17-22 g/dL
Bebé a una (01) semana de nacer: 15-20 g/dL
Bebé a un (01) mes de nacer: 11-15g/dL
Niños (0.5 a 4.0 años): más de 11 g/dL
Niños (5.0 a 12.0 años): más de 11.5 g/dL
Niños (12.0 a 15.0 años): más de 12 g/dL
Hombres adultos: 13.0-17.2 g/dL
Mujeres adultas (no embarazadas): 12.1-15.1 g/dL
Mujeres embarazadas: más de 12 g/dL
Hombres después de los 40 años de edad: 12.4-14.9 g/dL
Mujeres después de los 40 años de edad: 11.7-13.8 g/dL

[Datos en la tabla representan una modificación de la contenida en "Worldwide prevalence of anaemia, 1993 – 2005," publicado por la Organización Mundial de la Salud]

Adicionalmente, todos estos valores pueden variar ligeramente dependiendo del laboratorio que haga la prueba. Algunos laboratorios no marcan una diferencia entre los valores de adultos y de adultos mayores (es decir, después de los 40 años de edad).

Un bajo nivel de hemoglobina se llama ANEMIA. Hay muchas razones por la anemia. Los niveles de hemoglobina por debajo de los niveles normales pueden deberse a:
- Anemia (hay diversos tipos)
- Sangrado o pérdida de sangre (por lesión traumática, cirugía, cáncer del estómago o del colon) [Un nivel de hemoglobina de 7 g/dL ó menos, después de cirugía, puede necesitar de una transfusión de sangre para corregirse. Se espera que cada unidad de sangre (300ml) utilizada en la transfusión suba el nivel de hemoglobina circulante por aproximadamente 1 g/dL.]
- Deficiencia de eritropoietina (por enfermedad renal, por ejemplo)
- Intoxicación con plomo
- Falla renal
- Estructura anormal de las células rojas (que puede ser hereditaria o genética)
- Problemas de la médula ósea
- Desnutrición
- Deficiencias nutricionales de hierro, folato, vitamina B12 y vitamina B6
- Sobrehidratación
- Destrucción de los glóbulos rojos asociada con una reacción a una transfusión sanguínea

La anemia debida a una deficiencia del fierro en la alimentación ("iron deficiency anemia") puede existir, incluso durante el embarazo. El embarazo aumenta el volumen de sangre en la madre (y así, puede diluir la cantidad de hemoglobina), y aparte el feto requiere de una cantidad relativamente grande de fierro para su crecimiento normal. Algunas mujeres embarazadas requieren de hasta 30 miligramos de fierro cada 24 horas. El médico es quien podrá fijar la dosis.

Otras causas de la anemia debida a una insuficiencia de fierro incluyen:
• cáncer de la vejiga
• el sangrado presente durante el nacimiento del bebé
• pérdida de sangre por cualquier otro motivo
• pólipos del colon
• cáncer colorectal
• el sangrado debido a las hemorroides
• el sangrado debido a una hernia
• cáncer del rinón
• el sangrado causado por úlceras en el estómago
• fibrosis uterina
• el sangrado excesivo durante la menstruación

La anemia debida a una deficiencia del fierro se origina así: El fierro construye proteínas en los músculos y huesos y facilita el transporte del oxígeno que el cuerpo necesita para la energía. La anemia debida a una deficiencia del fierro se presenta cuando el cuerpo ha funcionado con un nivel inadecuado de fierro durante un buen de tiempo. Se puede causar por una pérdida de sangre, aunque ésta sea imperceptible, por no comer o no absorber suficiente fierro, o por una necesidad aumentada de fierro (en el embarazo o en un período de crecimiento acelerado como es la niñez).

El sangrado excesivo durante la menstruación, nombrado la menorragia, es una causa común de anemia entre las mujeres que aún no han pasado por la menopausia. Esta condición está presente en aproximadamente el 10-15% de las mujeres, en algún momento de su vida. Entre ellas, hasta el 20% llegarán a desarrollar la anemia debida a una insuficiencia del fierro. La ingesta de alimentos ricos en fierro es un buen inicio para reemplazar el fierro perdido en la pérdida de sangre, pero los suplementos orales de fierro también pueden ser necesarios y recetados. El médico ginecólogo puede asesorar a la mujer afectada.

Para los que tienen anemia, ingiriendo suficiente fierro en su alimentación es una manera fácil y natural de disminuir la anemia y mejorar su bienestar. Pero, en el caso de la anemia debida a una deficiencia del fierro, puede ser necesario utilizar suplementos de fierro para elevar los niveles bajos de fierro que causan la anemia. Si la persona afectada padece disminuída o inadecuada absorción del fierro, es posible que necesite de fierro suplemental en forma endovenosa. A veces, sirve aumentar la ingesta de vitamina C para ayudar el cuerpo a absorber el fierro contenido en los alimentos.

La anemia debida a una deficiencia del fierro no es idéntica a una deficiencia simple de fierro. Una deficiencia de fierro sucede cuando el cuerpo tiene poco fierro almacenado. La deficiencia de fierro no necesariamente provoca síntomas y de hecho puede pasar por desapercibida. Cuando está detectada, puede tratarse con suplementos de fierro. Si el nivel bajo de fierro (o la causa del mismo) no está corregido, puede conducir a debilidad muscular y finalmente a la anemia debida a una deficiencia del fierro.

La anemia debida a una deficiencia del fierro es una condición que se desarrolla cuando un nivel bajo de fierro persiste e imposibilita que el cuerpo produzca suficientes células rojas sanas. El cuerpo puede todavía producir las células rojas, aun cuando haya una deficiencia de fierro, pero finalmente la escasez de fierro almacenado en el cuerpo lentifica su producción y eventualmente causa la anemia.

Frecuentemente, la anemia debida a una deficiencia del fierro estimula síntomas de cansancio, y por los síntomas, la persona afectada puede buscar atención médica. Cuando se hace el diagnóstico de la anemia debida a una deficiencia del fierro, casi siempre debe ser tratada, porque la anemia no tratada puede causar daños al corazón y a otros órganos vitales.

Muchas personas que toman suplementos orales de fierro experimentan algunos efectos secundarios que dificultan la toma de la dosis recetada. Hasta el 25% de las personas que toman suplementos orales de fierro experímentarán efectos secundarios gastrointestinales (malestar del estómago, estreñimiento o los dos).

Estos suplementos son mejor absorbidos si se toman una hora antes de las comidas. Sin embargo, algunos médicos recomiendan su toma junto con las comidas para reducir el malestar estomacal. Otra manera de reducir los efectos secundarios es iniciar el tratamiento con la mitad de la dosis recomendada y gradualmente aumentar la dosis a la dosis completa. Si el fierro oral provoca el estreñimiento, la adición de docusato de sodio puede prevenir o resolver el problema.

Los síntomas de anemia no necesariamente desaparecen inmediatamente al tomar los suplementos orales de fierro. Para corregir la anemia, el cuerpo debe producir nuevas células rojas para reemplazar las que se perdieron. Se requieren de 5-7 días para iniciar el desarrollo de nuevas células rojas, las cuales deben aumentar los niveles de hemoglobina dentro de las 2-3 semanas que siguen el inicio de la suplementación oral.

Una dosis terapéutica oral de fierro (50-60 miligramos de fierro elemental, una, luego dos y luego tres veces cada día) debe aumentar los niveles de hemoglobina por 0.7-1.0 g/dL, en un lapso de una semana. Puede ser necesario seguir tomando el suplemento oral de fierro durante varios meses para elevar el fierro almacenado en el cuerpo y prevenir el desarrollo de nuevo de la anemia. Por eso, es esencial tomar las pastillas de fierro durante el tiempo que el médico recomiende, aun si los síntomas se minimizan o desaparecen.

La causa más común del fracaso de la terapia (con fierro oral) es la toma incompleta de las dosis recetadas o la toma incorrecta de esas dosis. La cantidad de fierro absorbida se disminuye mientras más grandes las dosis que se toman. Por eso, se recomienda que la mayoría de personas dividan sus suplementos de fierro en dos ó tres partes diarias, en un intervalo siempre idéntico (por ejemplo, cada 8 horas o cada 12 horas).

Como se menciona, para disminuir los efectos secundarios, los suplementos de fierro pueden ser tomados junto con los alimentos. PERO, también es esencial entender que esta práctica disminuye la absorción del fierro en un 40-66%. Así, uno está recibiendo menos fierro al utilizar esta práctica. Como resultado de la cantidad reducida absorbida, puede que sea necesario tomar los suplementos durante un período más largo de tiempo para que tengan el efecto deseado.

Para que la sangre regrese a la normalidad, después de comenzar el tratamiento con suplementos orales de fierro, el tiempo necesario depende del grado de la anemia cuando el tratamiento se inicie, de la absorción del fierro en el estómago, y del tipo de suplementos orales que se utilicen. La mayoría de personas que tienen leve o moderada anemia debida a una deficiencia del fierro pueden corregir la anemia en un período de 2-3 meses.

Sin embargo, aún cuando la anemia esté corregida, la cantidad de fierro almacenado en el cuerpo sigue siendo baja. Por eso, los médicos frecuentemente recomiendan 6 meses adicionales de terapia (suplementos orales), después de que la anemia sea revertida, para alcanzar un nivel normal de fierro almacenado. Esta reserva de fierro ayuda a prevenir otra presentación rápida de la anemia debida a una deficiencia del fierro.


Respuestas:



[ Foro: Diabetes mellitus, tipo y tipo 2 ]