Metformina en el tratamiento crónico o indefinido del Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP)

Metformina en el tratamiento crónico o indefinido del Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP)


[ Foro: Diabetes mellitus, tipo y tipo 2 ]

Publicado por Dr. Stan De Loach (200.52.127.6), domingo, 26 octubre 2008, 13:18

Como respuesta a: metformina publicado por maria jaimes (190.253.133.202) al sábado, 25 octubre 2008, 11:43:

El Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP) se define por la presencia de DOS de estas características:

• ausencia de ovulación durante un período largo
• niveles elevados de andrógenos (hormonas sexuales masculinas como la testosterona)
• gran cantidad de quistes (bolsitas llenas de líquido) pequeños en los dos ovarios

El SOP es consecuencia de una combinación de diversos factores interrrelacionados. Muchas mujeres que tienen SOP también tienen resistencia a la insulina, que quiere decir que el cuerpo no puede usar eficientemente la insulina que esté presente.

La resistencia a la insulina conduce a la circulación en el organismo de niveles elevados de insulina en la sangre. Esto se denomina “hiperinsulinemia.” La hiperinsulinemia parece estar relacionada con niveles de andrógeno (hormona sexual masculina) elevados, con la obesidad y con la DM2. A su vez, la obesidad puede aumentar los niveles de insulina, y ellos pueden agravar el SOP.

Los signos y los síntomas del SOP están relacionados con el desequilibrio hormonal, la ausencia de la ovulación y la resistencia a la insulina. Pueden incluir:

• períodos menstruales irregulares, esporádicos o ausentes
• hirsutismo: crecimiento excesivo del vello corporal o facial, por ejemplo, en el pecho, el estómago y la espalda
• acné o piel grasosa
• ovarios de tamaño más grande que lo normal y/o poliquísticos
• infertilidad: incapacidad para engendrar hijos
• sobrepeso u obesidad, en especial alrededor de la cintura (obesidad central o abdominal)
• calvicie de patrón masculino o escasez de cabello (alopecia)
• turgencias cutáneas: pequeños trocitos de piel en el cuello o las axilas
• acanthosis nigricans: manchas oscuras en la piel de la nuca, las axilas y debajo de los senos

Además, las mujeres con SOP podrían estar expuestas al riesgo de desarrollar ciertos problemas de salud, entre los cuales están:

• Síndrome metabólico: trastorno con varios componentes, como son la DM2, la resistencia a la insulina, niveles elevados de colesterol, presión arterial alta, sobrepeso (especialmente alrededor de la cintura y el abdomen), niveles elevados de proteína C reactiva (un indicador de inflamación), niveles elevados de factores de coagulación de la sangre, sangrado profuso o irregular y cáncer de endometrio.
• La ausencia de la ovulación (amenorrea) que si existe durante un período largo de tiempo podría engrosar excesivamente el endometrio (el revestimiento del útero).

Los síntomas del SOP pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Por eso, siempre es esencial consultar al médico para obtener un diagnóstico correcto.

¿Cómo se diagnostica el SOP?

Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, los procedimientos para diagnosticar el SOP pueden incluir los siguientes:

• examen pélvico: examen físico de los órganos reproductivos femeninos internos y externos
• ultrasonido (también llamado sonografía): técnica de diagnóstico por imágenes, que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de los vasos sanguíneos, los tejidos y los órganos. Se utiliza para ver el funcionamiento de los órganos internos y para evaluar el flujo sanguíneo a través de diversos vasos. El ultrasonido permite determinar si hay aumento del tamaño de los ovarios de una mujer o la presencia de quistes y evaluar el espesor del endometrio. Un ultrasonido vaginal, en el cual se inserta un transductor ultrasónico por la vagina, se usa generalmente para ver el endometrio.
• análisis de sangre: pruebas para detectar niveles elevados de andrógenos y otras hormonas

Pueden realizarse pruebas adicionales para detectar problemas relacionados con el SOP (entre ellas: prueba de tolerancia a la glucosa para evaluar los niveles de azúcar en sangre y análisis de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre).

TRATAMIENTO:

La resistencia a la insulina es el defecto determinante del SOP. Por eso, se usan los fármacos sensibilizantes a la insulina, especialmente la metformina, para reducir la resistencia a la insulina y restaurar la ovulación y mejorar la fertilidad de las mujeres que tienen SOP.

El tratamiento de SOP puede dividirse en dos prácticas: terapia aguda o temporal para aumentar la fertilidad y terapia crónica para intentar alcanzar las metas terapeuticas tradicionales: reducción del exceso de hormonas sexuales masculinas, de oligomenorrea (menstruación anormalmente escasa o infrecuente) y del riesgo de hiperplasia (exceso de crecimiento o producción de nuevas células anormales) endometrial y cáncer. (Ver http://www.utmbhealthcare.org/Health/Content.asp?PageID=P08347 para excelentes dibujos de los problemas asociados.) El uso de los fármacos sensibilizantes a la insulina para la terapía crónica o continua es asunto que causa cierta controversia.

METFORMINA

La metformina se ha utilizado en Europa desde hace más de 25 años, pero fue aprobada en los EE.UU. (y probablemente en México) en el 1995. La metformina funcion via 3 rutas de acción:

Primero, reduce la absorción de carbohidrato (CHO) en su paso por los intestinos.

Segundo, reduce la producción (normal) de glucosa por el hígado. El hígado emplea los CHO ingeridos para crear una reserva de glucosa que se almacena en el hígado, bajo el nombre de glucógeno. Cuando el cuerpo experimenta un estrés, el hígado suelta algunas cantidades de glucógeno para que el cerebro y los músculos tengan acceso a una fuente inmediata de energía con la cual responder al estrés (por ejemplo, para correr si un ladrón trata de asaltarle a uno). La metformina suprime la producción de este combustible que se guarda en reserva.

Tercero, la metformina aumenta la sensibilidad de los músculos a la insulina. Este efecto de la droga es probablemente el más significativo. Las mujeres que tienen el Síndrome de Ovarios Poliquísticos (SOP) frecuentemente tienen “resistencia a la insulina,” una condición en la cual cantidades excesivas de insulina se requieren para transportar la glucosa, producida en el proceso de metabolismo de los CHO y en un grado menor de las proteínas, adentro de las células, donde sirve para la producción de energía para el cuerpo. La insulina es la hormona que entrega la glucosa a las células, donde se utiliza para energía inmediatamente o se almacena en la forma de grasa, para producir energía en otro momento más tarde.

La metformina ayuda al cuerpo a transportar la glucosa sin un exceso de insulina. Así, se bajan los niveles de insulina circulando en la sangre. Niveles crónicamente altos de insulina y/o de glucosa en la sangre contribuyen a la obesidad, la enfermedad cardiovascular, la infertilidad, el desarrollo de la DM2, y algunos cánceres.

Otros efectos de la metformina:

• Reducción de los niveles de testosterona. La reducción de testosterona, junto con la reducción de niveles de glucosa e insulina, tienda a producir una reducción de acné, hirsutismo, obesidad abdominal, amenorrea y otros síntomas.

• Restauración del ciclo menstrual normal. Varios estudios indican que la menstruación puede recuperarse. Junto con la metformina, parte importante de estos estudio fue la necesidad de una alimentación de elevado contenido de proteínas y bajo contenidos de CHO. Un estudio determinó que la metformina no regula perfectamente los ciclos menstruales, pero que restaura los casos que cursan con amenorrea (ausencia patológica o fisiológica de la menstruación); reduce significativamente las concentraciones basales de insulina, la resistencia a la insulina y el hirsutismo en las pacientes que tienen SOP.

• Pérdida de peso. Es posible que la metformina pueda contribuir a la pérdida de peso en algunas mujeres que tienen DM2. Sin embargo, la pérdida de peso no es el beneficio principal de la metformina.

La metformina está disponible en tabletas de 500 miligramos (mg), 850 mg, ó 1000 mg. La dosis típica es de 850 – 1000 mg dos veces al día, cada día. Se considera que la máxima dosis segura es de 850 mg tres veces al día. Para minimizar la diarrea u otro malestar gastrointestinal, se recomienda que uno empiece con una dosis reducida y gradualmente llegue a la dosis recomendada por el médico.

Fuentes adicionales de información:

http://es.mimi.hu/medicina/amenorrea.html (para información acerca de la amenorrea, dismenorrea, oligomenorrea, endometrio: en español)
www.ovarian-cysts-pcos.com/glucophage-metformin-pcos.html (en inglés)
www.endo-society.org/endo_news/tri_point/upload/3-Perspectives-on-PCOS.pdf (en inglés)


Respuestas:



[ Foro: Diabetes mellitus, tipo y tipo 2 ]